Blog Listing

Awesome Image

¿Cómo funciona el autoconsumo solar?

junio 19, 2020 0 Comments autoconsumo
En 2018 se reconocía, por fin, en España el derecho al autoconsumo solar. Es decir, se eliminaba el polémico impuesto al sol, y podías contar con tu propia instalación de autoconsumo para abastecerte de energía eléctrica. La medida propiciaba, además, la simplificación de todos los trámites para legalizar una instalación. España adoptaba así una medida de consumo responsable y limpia con el medioambiente. En la actualidad, se está abriendo paso cada vez más como forma alternativa y responsable de consumo eléctrico.

Qué se entiende por autoconsumo solar

Se trata del uso de energía que genera una instalación fotovoltaica para tu consumo personal y que incide de manera directa en un considerable ahorro económico y energético. Una instalación de autoconsumo la forman paneles fotovoltaicos y un inversor solar. Estos paneles son capaces de captar luz del sol generando energía; el inversor fotovoltaico transformará la energía eléctrica de continua a alterna para alimentar la red eléctrica de tu hogar y los electrodomésticos. Cada vez más son los autoconsumidores que apuestan por esta forma de energía autosuficiente, un movimiento que contribuye a mantener con responsabilidad y respeto el ecosistema del planeta. Pero, sobre todo, es una medida inteligente de ahorro que se refleja en la factura eléctrica mensual. Apostar por el esta forma de consumo solar no significa que te desconectes por completo de la red eléctrica. Puedes alternar ambos sistemas, priorizando la energía de los sistemas fotovoltaicos. De este modo, notarás un considerable descenso a final de mes en tu bolsillo. Su funcionamiento es muy simple. Tu vivienda acude al punto de energía más cercano para abastecerse. Es decir, se alimenta en primer lugar de la instalación de autoconsumo y luego, en caso de que fuera necesario, de la red convencional. Un sistema que evita cortes eléctricos ya que ambas se complementan. Pero, también, tu instalación de autoconsumo puede generar excedentes que se devuelve en su parte proporcional a la red eléctrica convencional. Esta compensación influye cuando tu instalación no produce suficiente energía para alimentar la red o durante el consumo nocturno.

Por qué pasarse al autoconsumo solar

Varios son los factores que han impulsado a esta alternativa a convertirse en una opción cada vez más razonable: -Los constantes aumentos en el precio de la electricidad que se reflejan en tu factura. -El descenso de precio de los paneles solares fotovoltaicos. -La aprobación del Real Decreto 15/2018 en que se reconoce como derecho que puedas abastecerte de manera propia con energía eléctrica generada de formas alternativas y sin gasto alguno. -El autoconsumo energético como medida de responsabilidad energética ecológica. -Por clima y horas de sol, España es un país ideal para producir tu propia energía solar.

Las principales ventajas

La energía solar es energía verde: completamente gratuita, limpia, renovable, no contaminante e ilimitada. Tu instalación de autoconsumo podría evitar una tonelada de CO2 anual por cada kilovatio instalado. Te conviertes en independiente energético: el autoconsumo te permite adquirir autonomía energética, ya sea total o parcial, de las compañías eléctricas. Tú decides cómo y cuándo consumir la energía que almacenas sin coste alguno. El precio de cada kWh de electricidad que produce la energía solar es más bajo que el de las compañías. Además, su coste no cambia a lo largo de los años. Algo que sí puedes comprobar en el precio de los proveedores de electricidad. Resulta llamativo cómo el precio de las facturas no cesa de subir con el tiempo. Notarás un ahorro económico inmediato. Los paneles fotovoltaicos producen electricidad desde el mismo momento de su instalación. Después de haber amortizado la instalación, tu ahorro de energía será neto. Además, poseer este tipo de instalación supone mejorar la certificación energética del inmueble e incrementa su valor en caso de venta. El sistema fotovoltaico tiene una vida útil de 25 años aproximadamente. Un tiempo considerable para sacarle rendimiento a tu inversión. Las placas solares absorben la mayor parte de las radiaciones solares, por lo que notarás que la temperatura descenderá en en el interior de tu vivienda. Una gran ventaja en los meses más calurosos del verano.

Qué tipo de autoconsumo te conviene

Según el Real Decreto 900/2015 por el cual se regulan las distintas condiciones administrativas, económicas y eléctricas de las modalidades de suministro de energía eléctrica y de producción, se aplican dos modalidades:

Modalidad 1

Es una instalación para consumo propio y no estará dada de alta como instalación de producción. Se subdivide en dos tipos: 1A, potencia no superior a 10 kW; y 1B, no superior a 100 kW.

Modalidad 2

Es una instalación para consumo propio y que puede realizar venta del excedente de energía que se genera. Además, este tipo de instalación sí debe estar inscrita en el Registro Administrativo de Instalaciones de Producción de Energía Eléctrica. Una opción muy interesante para generar también beneficios. En función de tus necesidades e intereses, podrás elegir qué tipo de instalación se adecúa mejor.

Autoconsumo individual o colectivo

En la modalidad individual es adecuado para viviendas unifamiliares que disponen de tejado o zona amplia para instalar las placas fotovoltaicas. Si eliges autoconsumo colectivo varias viviendas pueden abastecerse del mismo punto. Una solución adecuada para familias que viven en el mismo edificio o parcela, o una comunidad de vecinos ecofriendly.

Con acumulación o sin acumulación

Puedes elegir una instalación que te permita disponer de acumuladores para almacenar energía y disponer de electricidad durante la franja nocturna o en días donde no haya suficiente luz solar.

Obtén beneficio de tu autoconsumo

Del propio consumo de energía que generas, vendes a la red un sobrante. De esta manera, no solo reduces tu gasto energético sino que también ganas dinero.

Tecnología enfocada al autoconsumo

Los grandes avances en tecnología te permiten utilizar dispositivos digitales para controlar y medir el consumo eléctrico. Gracias a este tipo de aplicaciones puedes determinar las horas de mayor consumo, establecer franjas horarias, temporizar el gasto energético y otras ventajas más. Pásate ya al autoconsumo solar. Ahorrarás en tus facturas y contribuirás a hacer más sostenible el planeta con esta medida de consumo verde. La apuesta más inteligente y económica de utilizar la energía solar.

Post A Comment